En estos días se ha vuelto fundamental lavarse las manos con jabón antibacterial para evitar el contagio de enfermedades, sin embargo, el gel y las toallitas desinfectantes también son muy útiles cuando uno se encuentra fuera de casa y no es posible lavarse las manos con agua y jabón. Aquí te decimos cómo sacarle provecho a estos artículos y por qué es importante que los lleves siempre contigo.

Un lavado de manos correcto debe durar entre 40 y 60 segundos, frotando palmas, uñas, pulgares, nudillos y entre los dedos.

Al momento de lavarlas usa un detergente suave, agua templada y evita el centrifugado, para no debilitar el tejido.