¡Evita el golpe de calor! Te decimos cómo

El golpe de calor es un cuadro médico grave que se presenta cuando la temperatura corporal supera los 40°C y el organismo es incapaz de regularla, lo que produce un desajuste térmico que requiere atención médica inmediata para prevenir daños severos o incluso la muerte.

¿Cuáles son los síntomas?

En términos generales se debe acudir al médico si se presenta sed intensa, llanto sin lágrimas, o si la piel y mucosas están secas y los ojos hundidos, pero en particular, los síntomas que se pueden presentar son:

Alta temperatura corporal
Alta temperatura corporal

El signo característico del golpe de calor es el aumento de la temperatura corporal a 40 ° o más.

Falta de sudoración
Falta de sudoración

Ante el cese de sudoración la piel es caliente y seca al tacto.

Hiperventilación
Hiperventilación

La respiración llega a ser rápida y baja.

Taquicardia
Taquicardia

El pulso puede aumentar 130 latidos por minuto

Síntomas neurológicos
Síntomas neurológicos

Pérdida del sentido, estado de coma, alucinaciones y dificultad para articular y comprender el habla.

Calambres
Calambres

Los músculos pueden sentirse blandos o contracturados.

Cada año se registran aproximadamente 1 200 casos de golpe de calor y 15 defunciones en todo el país.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

En caso de presentar un golpe de calor o insolación es muy importante que se actúe rápido para evitar consecuencias graves que incluso pueden ocasionar la muerte. Primeramente, se debe colocar a la persona en un lugar fresco (por lo menos a la sombra), aflojar la ropa que lleva puesta y aplicar paños húmedos. Se aconseja también darle de beber agua, siempre y cuando no presente vómito. Por último, hay que llevarla inmediatamente al hospital o unidad médica más cercana para su atención.

El máximo térmico crítico en el humano es de 41.6°C a 42°C  entre 45 minutos y 8 horas.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

El autocuidado es la manera más efectiva de prevenir un golpe de calor, solo debes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Ingiere más líquidos de los que acostumbras sin esperar a que tengas sed.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas, azucaradas o con cafeína, ya que estas provocan la pérdida de más líquidos corporales.
  • Viste ropa ligera y de colores claros.
  • Utiliza sombrilla o sombrero para protegerte de los rayos solares.
  • Evita exponerte al sol por periodos prolongados y nunca durante las horas de mayor radiación, entre las 11:00 y 15:00 h.
  • Tapa las ventanas que reciben directamente la luz del sol con persianas, cortinas o periódicos. Esta sencilla acción ayuda a disminuir hasta el 80 % del calor interno de la casa.
  • Nunca permanezcas dentro de un vehículo cerrado y/o estacionado.